Destacada

El juego y su función didáctica.

La actividad de juego es vital en la vida y desarrollo de los niñ@s. Es mediante el juego que se desarrollan las bases para la formación de la personalidad, desde etapas tempranas de la vida hasta estadíos superiores del desarrollo humano.Durante el juego los niñ@s aprenden a compartir con otros niñ@s, aprenden a seguir y respetar reglas, activan y desarrollan procesos psicológicos superiores como: atención, lenguaje, sensopercepciones, representaciones, memoria, psicomotricidad fina y gruesa, emociones y sentimientos, imaginación, relaciones interpersonales y pensamiento. El juego en su disfrute lúdico y social estimula el desarrollo de un sistema de necesidades, motivos e intereses de carácter cognosctivo, pautando premisas básicas para el inicio de un aprendizaje exitoso. Es muy importante que los adultos nos involucremos junto a los niñ@s durante los momentos de juego. Debemos enseñarles a jugar de manera organizada y productiva. En la interacción con ell@s aprenden a cómo manipular los juguetes, descubrir cuál es la función que tienen, cómo elaborar y recrear distintos tipos de actividades lúdicas con ellos, qué hacer con los juguetes y dónde guardarlos una vez terminado el juego, etc. En la medida que los niñ@s desarrollen habilidades de juego la intervención de los adultos debe ser más indirecta, permitiendo que ell@s maximizen todas sus potencialidades, talentos y creatividad. Todos los juegos cumplen objetivos didácticos en mayor o menor grado, nutriendo a los infantes de un cúmulo de experiencias comunicativas, sociales, afectivas y cognitivas necesarias para la actividad de estudio.

“Consejos para los educadores”.

El trabajo educativo dirigido a comprender y respetar las características individuales de los escolares es la mejor manera en que los maestros y educadores podemos activar todas las potencialidades de los niños y jóvenes para impulsarlos a un nivel superior en el proceso de aprendizaje. Una enseñanza enfocada en modelos generales sin tener en cuenta el trabajo individual y diferencial con los alumnos está destinada al fracaso.

Durante el trabajo en los salones de clases el maestro dedica mucho tiempo a conocer a sus estudiantes, no solamente a través de pruebas y test de evaluación académica para valorar cuánto conocimiento y habilidades tienen en cada una de las asignaturas, sino además sabemos que es muy importante conocer sus intereses por la actividad de estudio, sus expectativas en el nuevo año escolar, la manera en que se comunican y relacionan con sus compañeros de clase y con otros educadores, sus necesidades como individuos,etc. Toda la información que los maestros recogen sobre sus alumnos serán el punto de partida para planificar y seleccionar las mejores estrategias pedagógicas en el trabajo con cada uno de ellos teniendo en cuenta la importancia del trabajo individual en el logro de éxitos escolares.

Muchos maestros comenzarán a trabajar con grupos de estudiantes que no conocen, pues con la promoción de un grado escolar a otro son muchas las rotaciones que suceden dentro de los centros escolares.

Debemos trabajar con mucho cuidado en la búsqueda de información sobre nuestros alumnos, no olvidemos que regresan de vacaciones de verano y desde marzo del 2020 han transitado por etapas muy diferentes en la vida escolar producto de las irregularidades generadas por el Covid.

Dedicar tiempo a explorar a nuestros estudiantes, establecer fuertes y positivos nexos de comunicación con ellos, estimular el interés por el aprendizaje, proponer lecciones creativas y motivadoras, asignar trabajos de clases teniendo en cuenta sus características individuales, manteniendo un cercano trabajo con la familia de los niños, detectando cuáles son las áreas académicas con mayores necesidades de superación y apoyándonos en sus talentos y habilidades en otras áreas serán algunas de las vías más efectivas para dar inicio al curso escolar.

Estos periodos donde la actividad escolar se ha tenido que desarrollar necesariamente fuera del contexto social e interactivo de las relaciones que se establecen en la escuela deben manejarse con mucho profesionalismo para evitar frustraciones y deserciones escolares. Valorar, respetar y estimular el desarrollo de todas las características individuales de los escolares, para escoger y poner en práctica las estrategias educativas apropiadas para cada uno de ellos es en mi opinión el primer paso que debemos dar para comenzar a caminar en el próximo curso escolar.

Instagram amadoalvarez1113

Facebook Amado Alvarez

http://www.edudeber.com

Email: hseblog@yahoo.com

http://www.olocps.com

“La curiosidad en los niños”.

La curiosidad es un proceso innato al desarrollo humano. Somos curiosos desde el momento del nacimiento. Muchos son los estímulos que recibimos constantemente del medio circundante, que activan nuestra actividad psíquica, unos estímulos con mayor intensidad que otros, en dependencia de muchos factores: individuales, físicos, emocionales, cognitivos, circunstánciales, etc. Las respuestas a estos estímulos también es muy diversa y sucede en muchas maneras diferentes. Una de estas respuestas es la curiosidad.

Sentimos curiosidad ante lo desconocido, e incluso ante objetos, fenómenos o circunstancias conocidas, pero que han atrapado nuestra atención desde otras aristas. Para los niños todo es nuevo desde el momento en que nacen, sus receptores sensoriales (“cinco sentidos”) se activan, reciben, transmiten información al cerebro, donde se procesan y emiten respuestas traducidas en comportamientos.

La curiosidad despierta las emociones, la motivación por descubrir, aprender, apropiarse del conocimiento. Las necesidades e intereses cognoscitivos se desarrollan como consecuencia de la curiosidad , impulsando el desarrollo de la personalidad de los niños. Muchos autores definen la curiosidad con diferentes enfoques, pero todos coinciden en que sentir curiosidad es un proceso natural que desencadena el desarrollo de habilidades en función del aprendizaje.

Para contribuir al desarrollo de la curiosidad en los niños hay que invertir tiempo en la interacción y comunicación con ellos, se debe guiar la curiosidad en la búsqueda del conocimiento. El proceso de atención juega un papel fundamental en los mecanismos de observación e investigación desencadenados por descubrir aquello que resulta curioso. Cuando los niños se emocionan, se motivan y ponen atención durante el descubrimiento de lo nuevo lograrán analizar, comprender y retener el conocimiento de una manera muy exitosa.

Estas son algunas recomendaciones para activar la curiosidad en los niños :

– Participar activamente junto a los niños en la exploración del medio ambiente.

– Exponer a los niños, de una forma segura, a variadas experiencias donde interactúen constantemente con nuevos objetos, fenómenos y circunstancias.

– Invitar a los niños a descubrir los objetos a través de la exploración sensorial, además a través de la observación y descripción de los elementos que se exploran.

– Proponer a los niños sencillos y seguros experimentos en casa, donde se deban utilizar instrumentos, diversos materiales, y seguir una secuencia de pasos metodológicos para arribar a conclusiones.

– Programar visitas a museos, bibliotecas, parques, centros culturales, etc.

– Compartir lecturas, películas, documentales, vídeos y narraciones interesantes que despierten la curiosidad en los niños.

– Estimular el desarrollo del lenguaje introduciendo nuevas palabras y conceptos en el vocabulario de los niños.

-Responder a las preguntas realizadas por los niños con repuestas que transmitan la información correcta, en caso de no conocer la respuesta en ese momento, pues se debe invitar al niño a investigar utilizando las diversas fuentes del conocimiento en busca de respuestas.

– Jugar , jugar y jugar, pues el juego es el mejor instrumento de investigación que tienen los niños en su día a día. A través del juego los niños descubren la realidad y el medio circundante.

Muchas son las actividades que la familia y los educadores pueden planificar y desarrollar en favor de activar la curiosidad por aprender en los niños. Es de gran importancia el tiempo compartido junto a ellos para guiar esa curiosidad natural en favor de interpretaciones correctas de la realidad circundante y el aprendizaje.

Instagram amadoalvarez1113

Facebook Amado Alvarez

email hseblog@yahoo.com

http://www.edudeber.com

“Consejos para tiempo de vacaciones de verano”.

Con la llegada de las vacaciones de verano los niños estarán la mayor parte de su tiempo junto a la familia, a excepción de aquellos que estén incorporados a los campamentos de verano. El tiempo libre de nuestros chicos debe ser planificado por la familia en favor del desarrollo de un grupo de hábitos, habilidades y capacidades que son tan importantes de estimular como las competencias académicas.

Los niños siempre necesitan de una guía y una orientación educativa aunque sea para saber qué hacer con su tiempo libre. Los padres y la familia en general son educadores activos que definen en gran medida el rumbo del desarrollo de la personalidad de los niños, no todo el trabajo pertenece a la escuela.

Es muy común escuchar a muchos padres expresar en períodos de vacaciones: “mis hijos no quieren salir de su habitación, pasan casi todo el día encerrados en su cuarto”; “mis hijos duermen todo el día porque pasan la noche despiertos”; “ahora que no hay clases mis hijos solo juegan videojuegos por horas infinitas”; “mis hijos prefieren quedarse solos en casa en lugar de ir con nosotros a visitar a los abuelos”; “mis hijos tienen muchos seguidores en las redes sociales y tienen amigos en todas partes “, etc, etc, etc.

Muchas de estas afirmaciones son de gran preocupación en mi opinión, y estoy seguro que también puede ser preocupación de otros. Se han preguntado esos padres :

-En qué momento del periodo vacacional me comunicaré con mis hijos si no coincidimos en horarios, mientras ellos duermen (de día) nosotros trabajamos y mientras ellos están activos (de noche) nosotros dormimos.

-Cuán saludable puede ser que los niños dediquen todo su tiempo a una misma actividad, y en el caso de los videojuegos, tendrán ustedes la información acerca de las temáticas de los juegos que practican?

-Saben estos padres las redes sociales en las que navegan sus hijos? Conocen sus nombres de usuarios y passwords ? Tienen alguna idea de quiénes son las personas que siguen sus hijos y quienes los siguen a ellos en sus páginas virtuales donde todo es puramente cibernético y muy poco probable de identificar en la realidad?

Estas son solo algunos puntos de análisis y reflexión que vienen a nuestra mente de educadores cuando escuchamos estos comentarios, en ocasiones llenos de confianza y orgullo por la forma tan “independiente” en la que los niños utilizan su tiempo libre vacacional.

Vacaciones significa descanso, relajación, alejamiento de las rutinas y de las responsabilidades que exige la vida escolar, distracción, pero también implica aprendizaje de nuevas habilidades, transferencia , desarrollo y aplicación de las habilidades ya formadas, expansión de las relaciones interpersonales, mayor comunicación con la familia y con el medio circundante, disfrute de un sinnúmero de tareas y actividades que habitualmente no hacen o que nunca han tenido la oportunidad de realizar,prepararse para enfrentar etapas venideras en sus vidas, adquirir nuevas responsabilidades dentro de la familia, compartir tiempo de calidad con todos en casa, visitar a familiares y amigos que no ven con frecuencia por la premura de tiempo con la que se vive en el día a día en tiempos de horario escolar, etc.

Algunos consejos de cómo planificar tiempo con nuestros niños durante sus vacaciones de verano:

– Paseos en bicicleta o enseñarlos a montar bicicletas si aún no lo saben hacer.

– Caminatas por el vecindario o parques cercanos al hogar para conocer e identificar el área comunitaria donde viven.

– Cortar el césped y hacer trabajos de jardinería.

– Comprar una mascota que los niños puedan cuidar y atender ellos mismos.

– Aprender a patinar.

– Practicar deportes del agrado de la familia: béisbol, fútbol, ajedrez, ping pong, basketball, etc.

– Nadar o aprender a nadar.

– Jugar videojuegos apropiados a la edad y durante un tiempo establecido para después cambiar de actividad.

– Leer y/o narrar historias divertidas.

– Practicar y disfrutar de juegos tradicionales.

– Dibujar y colorear.

– Compartir anécdotas graciosas y agradables vividas durante el curso escolar terminado.

– Invitar a amigos y compañeros de clase a jugar en casa o a realizar algún paseo con nuestros niños.

– Realizar manualidades que puedan ser utilizadas como regalos para familiares, vecinos y amigos.

– Visitar museos y centros de arte comunitario de la zona donde viven.

– Decorar la habitación con nuevos elementos que aporten una nueva energía al dormitorio.

– Disfrutar de las fotografías familiares y las fotos de cuando los niños eran pequeños.

– Hacer picnic en áreas exteriores del hogar.

– Seleccionar y ver películas de aventuras, comedias, apropiadas a la edad de los niños.

– Ayudar en la preparación de meriendas y comidas para disfrutarlas compartiendo en familia.

Son muchas las opciones recreativas que podemos planificar para unir los lazos de amor y cariño con los niños durante las vacaciones. Tomar conciencia de que en cada minuto podemos aportar elementos positivos al desarrollo infantil hará que veamos las vacaciones de verano como un espacio de crecimiento personal y familiar.

Me gustaría conocer tus comentarios y experiencias sobre el tema, y si puedes sugerir otras actividades que resulten enriquecedoras en el desarrollo de los niños.

Hablemos sobre Educación…

Instagram amadoalvarez1113

Facebook Amado Alvarez

http://www.edudeber.com

email hseblog@yahoo.com

“Peleas entre niños”.

La palabra “pelea” ya nos preocupa por su significado, contenido y consecuencias; mucho más nos alarma si se trata de peleas entre niños. Durante el desarrollo infantil aparecen cambios físicos, fisiológicos y psicológicos en cada una de sus etapas. La preparación por parte de la familia para ayudarles a comprender los retos de cada periodo del desarrollo es de vital importancia para superar los cambios de la mejor manera.

Durante los primeros años de vida (0-3 años) es característico que los niños muestren actitudes egoístas, pues se desarrolla el “yo consciente”, es cuando los niños son capaces de identificarse en el espejo, responden a su nombre, pueden tocar y agarrar objetos por si mismos, se pueden desplazar con ayuda de los adultos y/o por su propio caminar , utilizan frecuentemente en su comunicación palabras como:”dame”, “mío”, “yo quiero”, “es mío”, etc. Por este motivo es que durante este periodo del desarrollo muchos niños pelean con otros, pues aún no han aprendido a compartir y en ocasiones no toleran que otros niños puedan tocar o querer jugar con sus pertenencias . La intervención educativa de la familia y educadores en cada uno de esos momentos en favor del desarrollo de habilidades sociales es de vital importancia para las etapas posteriores.

El comienzo de la etapa escolar amplía las relaciones interpersonales y exige de cada niño la capacidad de adaptarse de la manera más apropiada a las condiciones de la escuela, el nuevo grupo escolar, las nuevas tareas académicas, o sea, a una nueva vida donde debe aprender a relacionarse con las diferentes características individuales de cada uno de los escolares, compartir con ellos actividades escolares y extraescolares, durante un mayor periodo de tiempo que en la etapa preescolar.

En las nuevas circunstancias de la vida escolar surgen rivalidades entre los niños, todos quieren ocupar una posición social en el grupo, todos quieren ser aceptados y reconocidos por sus compañeros, todos aspiran a obtener las mejores calificaciones, desean ser estimulados por los maestros y equipo de educadores en general, compiten por exhibir sus mejores habilidades y talentos (dibujo, baile, canto, deporte, aspecto físico, simpatía, etc.). Los niños muestran un espíritu competitivo en casi todas sus actividades, cuando se sienten desfavorecidos, retados, en desventaja, o inseguros, puede que comiencen a tener peleas que van desde comportamientos verbales ofensivos hasta peleas de contacto físico.

La aparición de estos eventos no quiere decir que estamos ante un problema de trastornos de la conducta, pero si es muy importante la manera en que se manejan estos conflictos y el tiempo que se demoren los adultos en implementar estrategias de intervención educativa. Los familiares y educadores deben identificar y analizar las posibles causas que provocan estas riñas y rivalidades, para actuar de forma preventiva en evitar la agudización de estos inapropiados comportamientos.

Para educar se necesita estar actualizado en los métodos y metodologías de trabajo educativo,analizar las situaciones de manera objetiva, no juzgar ni culpar sin identificar las causas del fenómeno, no perder tiempo en la intervención, compartir las preocupaciones con todos los adultos ( factores educativos) que se relacionan directamente con los niños, comunicarse con los estudiantes implicados en las peleas de manera asertiva para brindarles consejos y recomendaciones sobre cómo deben maneras situaciones de conflictos en las relaciones interpersonales.

Ninguna pelea debe ser justificada por ningún motivo, pelear no puede ser una vía para ganar respeto y aceptación social. Somos totalmente responsables de educar sobre las bases de la comunicación, y el desarrollo de habilidades sociales. Hablemos sobre Educación…

Instagram amadoalvarez1113

Facebook Amado Alvarez

Email hseblog@yahoo.com

http://www.edudeber.com

http://www.olocps.com

“Mi hij@ no respeta a nadie”.

Para que la comunicación y las relaciones sociales se desarrollen positivamente en todas las áreas de la vida social, es necesario que se fundamenten sobre la base del respeto mutuo entre todas las personas que interactúan en todos los contextos, sin importar la edad, sexo, cultura, religión, o concepción del mundo.

El respeto es uno de los valores humanos más importantes en el desarrollo de las relaciones interpersonales. Mostrar una actitud respetuosa hacia los demás favorece el desarrollo de habilidades sociales y habilidades en la comunicación. Si bien es conocido que el tipo de temperamento que tenemos se hereda de nuestros progenitores, también es sabido que el carácter y sus cualidades y valores se forman sobre la base de la educación. La influencia educativa desde las edades tempranas define el desarrollo de las cualidades del carácter como son : la tolerancia, la solidaridad, cooperación, flexibilidad, aceptación, y el respeto.

Una adecuada relación de respeto se basa en un trato digno y en el desarrollo de sentimientos de admiración por todas las partes que están involucradas en la conexiones sociales. El respeto se educa desde el momento del nacimiento, en mi opinión, desde el momento en que la pareja se conoce, se une y decide tener hijos, una relación basada en el respeto y la armonía asegura el desarrollo saludable y potencial de la personalidad de los niños, de los padres y de todos en general. Para educar el respeto se debe mostrar respeto a todos. Muchos adultos se quejan de no recibir una actitud respetuosa por parte de sus hijos y de otros niños con los cuales se comunican, más sin embargo no ponen atención en que ellos tampoco se muestran responsables y respetuosos con ellos.

El respeto hacia las demás personas comienza por el respeto hacia nosotros mismos. Para educar a nuestros hijos el respeto debemos:

– Ser un buen ejemplo para ellos en nuestro trato hacia los demás. El ejemplo es uno de los mejores métodos educativos para el desarrollo de las cualidades del carácter.

– Comunicarnos utilizando un tono de voz adecuado en nuestras conversaciones y un vocabulario apropiado en cada circunstancia.

– Evitar bromas y juegos de mal gusto donde se puede afectar la dignidad de otros o hacerlos simplemente sentir mal .

– Mantenerse callados y escuchar atentamente a los demás, sin interrumpir las conversaciones.

– Evitar críticas, juicios e inapropiados comentarios sobre otras personas. Mostrar respeto por las individualidades de cada uno .

– Estar informados antes de hablar y emitir juicios y opiniones.

– Ser amables y generosos con todas las personas que nos rodean.

– Mostrar un trato digno a los niños y llamar la atención de ellos cuando sea necesario corregirlos, utilizando buenos modales y consejos educativos, nunca ofendiéndolos o ridiculizándolos.

– Estimular las actitudes positivas y respetuosas de nuestros hijos como método de reforzamiento de conductas apropiadas a los códigos de ética de las relaciones sociales.

– Ser constantes en los ejemplos de comportamiento mostrados a los niños, en aras de evitar patrones de conducta cívica que se presten a la confusión y la “doble moral”.

Todos agradecemos cuando somos tratados con respeto y nos sentimos muy orgullosos de nuestros niños cuando otras personas nos comentan sobre sus buenos modales y sus educadas actitudes en el trato social con los demás. No esperemos que los niños crezcan para educar el respeto, no confundamos que por complacer todos los caprichos y demandas de los niños eso hará que nos muestren cariño y respeto, aprovechemos todo momento para educar, y formar buenos valores, pues en todo momento todos estamos aprendiendo de todos.

Instagram amadoalvarez1113

Facebook Amado Alvarez

Twitter @AmadoEducador13

http://www.edudeber.com

“El hombre del saco y más…”

La imaginería popular es parte importante de las raíces folclóricas y culturales de cada pueblo. Las historias, leyendas, cuentos, refranes, rimas, poesías, dicharachos, etc., contienen la esencia de la población de cada región del mundo. Esta tradición lingüística es un acontecimiento social que existe desde los inicios de la comunidad humana y desde entonces ha enriquecido la experiencia histórica y social de todas las generaciones.

En el afán de hacer que los niños obedezcan y cumplan con las reglas establecidas por cada comunidad y por la familia en el hogar, se crearon leyendas de horror y misterios para inculcar miedo a los niños desde las edades tempranas. Entre las leyendas más populares están: “El hombre del saco”, “El Coco”, “El Chupacabras”, “La Llorona”, etc., cada cultura tiene sus horripilantes personajes preferidos.

Cuando a la familia se les hacía difícil que los niños comieran toda su comida, se sentaran en la mesa a comer en el horario correcto, regresaran a casa después de jugar en un horario acordado con los padres previamente, recogieran sus juguetes y habitación, hicieran las tareas escolares, se fuesen a dormir temprano, o sea, que mostraran respeto y obediencia a las direcciones e instrucciones de los padres , entonces utilizaban las historias de miedo como amenazas para que se comportasen bien y fuesen obedientes.

Es muy común escuchar frases como:

-“Si no te comes toda la comida va a venir El Coco”.

-“Llega temprano a casa porque si no te va a llevar El Hombre del Saco”.

-“Cierra los ojos y duérmete ya, que si no lo haces verás aparecer a La Llorona”.

Estas son solo algunas de las frases más utilizadas por los adultos, los cuales en ocasiones les veían un lado gracioso a todo este “juego” de amenazas y miedos. Utilizar el miedo como herramienta educativa más que un gran error, es cometer ABUSO infantil. Instigar y promover el miedo en los niños es generar y desencadenar en sus mentes la ansiedad, la inseguridad, la desconfianza, la desolación, la tristeza, el pánico, propiciar la aparición de fobias y de posibles trastornos de personalidad en el futuro.

Las bases educativas para desarrollar el buen comportamiento de los niños son el ejemplo, la comunicación, las buenas relaciones interpersonales y familiares en el hogar, crear un ambiente de admiración, amor y respeto entre todos , así como mantener una rutina familiar estable, balanceada y comprensible por todos en casa.

El miedo solo provoca estrés y malestar. Convencido estoy que todos estarán de acuerdo conmigo en que nadie aprende con miedo, nadie es feliz sintiendo miedo, nadie se desarrolla plenamente bajo la presión del miedo, nadie puede vivir con miedo; entonces seamos selectivos en las leyendas populares que vamos a compartir con nuestros niños, para que crezcan saludables y seguros de si mismo.

Instagram amadoalvarez1113

Facebook Amado Alvarez

Twitter @AmadoEducador13

http://www.edudeber.com

“Natación y desarrollo”.

Muchos padres y familias se preguntan cuándo es el momento apropiado para que los niños aprendan a nadar. Sobre este tema hay una gran variedad de opiniones. Para muchos es muy importante que los niños aprendan a nadar desde edades tempranas, pero otros consideran que es necesario desarrollar primero otras habilidades antes de enfrentar los retos de la natación. Creo que en lo que todos debemos estar de acuerdo, es en que es muy necesario y provechoso para el desarrollo infantil aprender a nadar.

Se ha demostrado científicamente que desde los 3 meses de nacidos los bebés están listos para iniciar su relación con el agua y comenzar a desarrollar las primeras destrezas en la natación. Guiados por la mano de profesionales del deporte con experiencia en el trabajo acuático con bebés y niños de edades tempranas (menores de 3 años) se darán los primeros pasos en el aprendizaje de la natación. Es muy importante realizar el inicio de estas actividades orientados y supervisados por personal calificado y certificado en el tema con vistas a evitar riesgos innecesarios y lamentables accidentes, que puedan dejar una experiencia traumática y negativa para los niños y toda la familia.

Aprender a nadar desde temprana edad aporta grandes beneficios para el desarrollo infantil. El contacto con el agua siguiendo instrucciones y permaneciendo en ella por un periodo de tiempo mayor al que se utiliza para el baño diario brinda muchas y nuevas experiencias sensoriales, emocionales, motrices, cognitivas y sociales a los bebés y a los niños que se inician en el aprendizaje de la natación. Además el desarrollo de esta habilidad será una herramienta para sobrevivir y/o ayudar a otros en situaciones de la vida donde pueda experimentarse una situación de peligro en piscinas, mar, o actividades acuáticas en sentido general.

Al entrar el cuerpo en contacto con el agua el cerebro infantil recibe una gran activación a través de todos los analizadores sensoriales. El cuerpo siente las cualidades del agua , hay cambios en la temperatura, se utiliza una ropa apropiada para la actividad, confeccionada con una textura acorde al medio acuoso, los colores utilizados para decorar las áreas de piscinas son muy característicos, la necesidad de flotar surge inminentemente desde que entramos al agua. Muchas son las experiencias sensoriales que estimulan el aumento y la calidad de las conexiones entre los neuronas favoreciendo las interconexiones de todas las áreas del sistema nervioso central.

En el aprendizaje de la natación los niños desarrollan la capacidad de sentirse más seguros y capaces de enfrentar y asumir nuevas situaciones en la vida diaria. El aporte a la autoestima y al desarrollo emocional es muy valioso, el cuerpo y la mente infantil trabajarán en conjunto para perfilar el desarrollo de habilidades en el agua , medio natural al cual no están acostumbrados los niños y donde deben de aprender a desenvolverse de manera práctica y segura.

Es muy importante que todos los niños aprendan a nadar desde las más tempranas etapas de la vida. Compartir estas experiencias con ellos también favorece el desarrollo de conexiones afectivas, lazos de confianza y seguridad entre los miembros de la familia. La estimulación temprana de todas las capacidades, y aptitudes de los niños va a favorecer su desarrollo saludable. Debemos estar conscientes de nuestra responsabilidad en preparar a los niños para un futuro con independencia y habilidades para la vida.

Instagram amadoalvarez1113

Facebook Amado Alvarez

Twitter @AmadoEducador13

http://www.edudeber.com

“Castillos de arena”.

Uno de los más frecuentes pasatiempos de los niños cuando van a la playa es la construcción de castillos de arena. Cuando caminamos por la orilla del mar podemos apreciar una amplia variedad de diseños de castillos de arena, desde los más sencillos hasta los más elaborados y complejos.

La propuesta de iniciar la construcción de un castillo de arena a los niños puede resultar una motivadora y entretenida actividad a desarrollar en la playa.Además de la diversión y el disfrute durante la actividad, los niños se beneficiarán de la activación y desarrollo de todos los procesos psicológicos potencialmente necesarios en el aprendizaje.

El contacto con los elementos naturales en la playa: arena( en sus diferentes texturas), agua de mar, aire de mar, plantas típicas del entorno marino, contraste de colores entre el mar y la arena , caracoles, etc., conforman una diversidad de estímulos sensoriales que inundan al cerebro de nuevas experiencias. Para iniciar la construcción del castillo de arena deseado, los niños deben planificar sus acciones y compartir sus ideas a través del lenguaje verbal y/o gestual. La selección y búsqueda de diferentes objetos que servirán de herramientas para la ejecución de la tarea es otro importante paso en la etapa de planificación de la actividad.

De seguro trabajarán en equipo con otros niños y/o con sus padres. Para construir un castillo de arena en equipo los niños deben expresar sus ideas, planear la forma en que ejecutarán los proyectos discutidos, buscarán soluciones ante los imprevistos (como cuando el agua del mar llega y destruye alguna parte de lo construido) , además deben de llegar a acuerdos, distribuir las tareas de cada uno durante la actividad, mostrar una actitud flexible y cooperadora entre todos, ser comunicativos, etc.

La imaginación y la creatividad serán procesos muy importantes en este tipo de juego. Los niños podrán dar rienda suelta a sus fantasías y disponerse a decorar los castillos de arena construidos con diferentes objetos y recursos de la naturaleza del área donde se encuentran,tales como: ramas secas, caracoles, algas marinas, piedras del mar, juguetes traídos del hogar y más. Durante la ejecución del proyecto los niños suelen acompañar sus construcciones con narraciones de historias creadas por ellos a partir de libros leídos, historias escuchadas, y/o películas o documentales vistos a través de los medios de difusión, o tal vez simplemente narran historias creadas por ellos a partir de su imaginación.

Una parte muy importante de esta agradable y productiva actividad es la evaluación y valoración final del trabajo, pues entre todos podrán apreciar el valor de sus esfuerzos y los resultados que se obtienen cuando se trabaja en equipo. En muchas ocasiones algunas de las personas que caminan por la orilla del mar comparten sus opiniones con los responsables de tan bonito trabajo, elogiando la creatividad y el buen gusto en la obra terminada. Esta retroalimentación sobre el trabajo finalizado de seguro es muy bien recibido por todos y los dejará inspirados para avanzar en proyectos tan sencillos y fáciles de construir, donde solo es necesario compartir las ideas y propiciar la motivación por crear en cada momento en que se disfrute de los beneficios de las actividades fuera del hogar.

Instagram amadoalvarez1113

Facebook Amado Alvarez

Twitter @AmadoEducador13

http://www.edudeber.com

“Tiempo de calidad en familia”.

Dadas las exigencias de nuestros días nuestro tiempo en familia muchas veces se reduce a los horarios de la noche, cuando después de cumplir con las jornadas de estudio y trabajo llegamos a casa agotados, estresados, con algunas preocupaciones latentes debidas a asuntos pendientes no resueltos, etc., y de esta manera nos limita a disfrutar de las relaciones familiares en su plenitud.

Definitivamente los niños son los integrantes de la familia que más necesitan de tiempo de calidad con el resto de sus familiares, pues ellos demandan de una guía orientadora que les ayude a evaluar sus actividades del día a día, además de desarrollar sus relaciones sociales y afectivas con sus padres y herman@s.

Cuando nos referimos a un tiempo de calidad en familia estamos hablando de actividades realizadas en conjunto por todos los integrantes del núcleo familiar, donde lo más importante resulta el comunicar y compartir experiencias, discutir libremente las preocupaciones, disfrutar de la autenticidad de cada una de las individualidades que conforman la familia, demostrar respeto y amor en todo momento, brindarse apoyo y orientación para saber cómo enfrentar y resolver los retos de la vida diaria, actividades que contribuyan a conocerse más así mismo y a los demás, donde predomine un ambiente de alegría, flexibilidad, aceptación, amor y honestidad.

Es un error pensar que solo se puede disfrutar de tiempo de calidad en familia cuando estamos disfrutando de actividades costosas en ambientes lujosos. La calidad del tiempo compartido lo determina la actitud y la disposición de todos los integrantes de la familia en la entrega positiva y honesta a la actividad que se decida realizar. La entrega emocional asertiva en cada momento de las relaciones familiares y el deseo de disfrutarse y aceptarse los unos a los otros será la base de un tiempo valioso y enriquecedor para todos, sin importar la edad o el género.

Hablar libremente compartiendo opiniones, expresar las emociones sin miedos o tabúes, expresarnos tal cuál somos y dejarles saber a todos que los amamos, los admiramos y estamos felices de compartir nuestras vidas en unión familiar aporta calidad a cada minuto de nuestro tiempo compartido. Calidad de tiempo también implica señalar y destacar los aspectos que debemos mejorar y expresar nuestras opiniones sobre cuál sería la mejor manera de superarlo, siempre que nos comuniquemos de una manera respetuosa y honesta podremos hablar , comprender y superar cualquier dificultad individual y/o familiar.

De seguro estarán de acuerdo conmigo que nuestro tiempo es en nuestros días uno de nuestros mayores tesoros. Saber cómo y con quienes compartirlo es muy importante para disfrutar de una vida saludable y evolutiva. Para los nuestros toda nuestra atención y nuestro tiempo, experimentar momentos de calidad es construir recuerdos y memorias valiosas para toda nuestra existencia.

Instagram amadoalvarez1113

Facebook Amado Alvarez

http://www.edudeber.com

Twitter @AmadoEducador13

Email hseblog@yahoo.com

“Actividades fuera del hogar”.

Es común escuchar a muchas familias expresando sus preocupaciones sobre el tiempo que pasan sus hijos en las habitaciones. En ocasiones se hace muy difícil lograr que salgan de su habitación para incorporarse a las actividades de la dinámica familiar. Si bien los niños y adolescentes necesitan de cierta privacidad en su vida familiar, también es muy importante que se sientan parte de la familia y que participen activamente en todas las actividades que la familia realiza juntos dentro y fuera del hogar.

Es responsabilidad de los adultos planificar el tiempo en familia y proponer actividades a realizar en conjunto fuera de la casa. El tiempo en familia es reducido de lunes a viernes por todas las tareas que exigen de nuestro tiempo y esfuerzo, pero en las tardes ,y durante el sábado y el domingo, se pueden practicar actividades al aire libre.

Mientras más tiempo pasen los niños y adolescentes en su “mundo solitario”, acompañados solamente de máquinas de videojuegos, teléfonos celulares, tabletas, iPad, computadoras, o simplemente recostados en la cama, pues será mucho más complicado lograr que se estimulen y motiven por jugar fuera del hogar. La conexión a la vida social activa dentro y fuera de casa es necesaria para la salud física y mental de los niños.

Muchos son los beneficios para la salud de disfrutar de las actividades al aire libre, entre algunos de estos innumerables beneficios podemos mencionar:

-El desarrollo de una conciencia de cuidado a la naturaleza y al medio ambiente.

-Ejercitar y desarrollar habilidades físicas.

-Aprender a establecer relaciones sociales con personas nuevas en sus vidas.

-Iniciar conversaciones con otras personas, favoreciendo el desarrollo del lenguaje y las habilidades de comunicación.

-Expresar sus emociones de forma apropiada y controlar los impulsos y frustraciones cuando no obtienen el resultado esperado.

-Mejora el estado de ánimo y la actitud ante los retos del día a día. Se impulsa el desarrollo de las habilidades sociales.

-Aumenta la creatividad, la imaginación y el disfrute por realizar actividades diferentes que implican nuevos retos físicos y emocionales.

-Se desarrolla la autoestima y la seguridad personal.

-Se estimulan y activan todas las funciones cerebrales en favor de un estado mental positivo y estable.

Con la práctica de estas actividades fuera de casa los niños y adolescentes canalizan su energía y liberan el estrés que las tareas escolares les pueden causar. El contacto directo con la naturaleza ejerce una influencia positiva en todas las áreas del desarrollo infantil y en todos los procesos psíquicos involucrados en el aprendizaje.

Es de vital importancia que los padres de familia organicen el tiempo después de culminar las tareas de estudio y las laborales para que propongan y practiquen actividades al aire libre con sus hijos. Todos en la familia se beneficiarán de este tiempo sanamente compartido y los niños aprenderán a disfrutar de opciones recreativas fuera de la soledad de sus habitaciones.

Instagram amadoalvarez1113

Facebook Amado Alvarez

http://www.edudeber.com

hseblog@yahoo.com

Twitter @AmadoEducador13