Dignidad del escolar con discapacidad intelectual.

Es de gran importancia el rol de todas las personas del Centro Educativo y de la sociedad en general en la edificación y desarrollo de una personalidad digna en los niños/as con discapacidad intelectual en cualquiera de los grados de su manifestación. Por muchos años la sociedad, en ocasiones la propia famila y los factores educativos han minimizado y ridiculizado las potencialidades de desarrollo multifacético e integral de la personalidad en escolares discapacitados mentales. El reforzamiento de algunas conductas inapropiadas, la repetición de rutinas de juego, de estilos de comunicación deficientes, la limitación en sus áreas de desarrollo social, etc; son situaciones que suceden a diario en ocasiones bajo la óptica de una falsa”aceptación social”. Es responsabilidad de nosotros, los educadores de estudiantes con necesidades especiales y educadores en general, impulsar el desarrollo pleno y DIGNO de nuestros escolares con algún tipo de discapacidad mental. La no tolerancia ante actos que atenten contra la dignidad de nuestros alumnos es vital. Debemos educar a la famila, a la sociedad, al resto del entorno escolar demostrándoles que estos chicos/as tienen habilidades sorprendentes y un potencial humano ilimitado que bajo la dirección de interactivas, creativas, planificadas y flexibles estrategias de intervención educativa pueden desarrollar una personalidad con valores éticos, cívicos, laborales, académicos, y humanos que exigen de nuestro respeto a su individualidad y a su dignidad. Además debemos trabajar con ellos en el desarrollo de su autoestima y la comprensión de lo importante que resulta el reconocimiento de ellos mismos como seres activos y DIGNOS en nuestra sociedad.

“ El rol orientador del maestro en el trabajo eduactivo con la familia”

Es común escuchar comentarios de maestros y educadores de enseñanza general y especial tales como: “ Estos padres están negados a escuchar todos los problemas y dificultades que tiene su hijo/a.Cada vez que les dejo saber lo mal que hace el trabajo de clase y el poco esfuerzo e interés que muestra se molestan conmigo”. Sabemos todos los educadores que en muchas ocasiones tenemos que lidiar con familias que están en negación ante las dificulatdes académicas y/o de comportamiento de su hijo/a. Ante esta situación el maestro y todas las personas que intervienen en el proceso docente-educativo del alumno son responsables de informar, guiar y ayudar a las familias de escolares con necesidades educativas especiales de todos los recursos y estrategias de intervención existentes para estimular y /o activar los procesos psicológicos que necesitan de una rápida intervención psicopedagógica. Debemos tener en cuenta que la familia es la primera conexión social donde se desarrolla el sistema de conocimientos, hábitos y habilidades de los niños/as desde los primeros estadíos de su desarrollo. La familia sabe perfectamente cuándo el desarrollo de su hijo/a no marcha al nivel y/o ritmo de su edad cronológica y aunque en ocasiones justifican o aparentemente están ajenos a la realidad saben internamente que algunas áreas del desarrollo de su hijo/a no están evolucionando a su ritmo cronológico. Además, en muchas ocasiones estos padres tienen que enfrentarse a comentarios de familiares y amigos que comparan a sus hijos/as con otros niños/as de la propia familia, la escuela o el vecindario. Esta inapropiada actitud por parte de personas que establecen comparaciones dañinas afectan la autoestima familiar y desencadenan en estas familias inseguridades, miedos, vergüenza, desilución, frustración, actitudes defensivas, ruptura de conexiones sociales y comunicativas con el entorno y la comunidad.

Somos nosostros los educadores, los profesionales responsables de informar a las familias de niños/as con necesidades educativas especiales los pequeños logros que sus hijos/as van obteniendo, las habilidades para la vida que van desarrollando, la adaptación al sistema escolar, la sociabilización con los compañeros de clase y de la escuela, las áreas que les motivan, sus intenciones vocacionales,etc. Además debemos informarles de los objetivos acádemicos y educativos planificados y propuestos para ser logrados a corto, mediano y largo plazo. Somos responsables de darles confianza en nuestra profesionalidad, en que seremos las personas correctas para apoyarlos, informarlos y contribuir al desarrollo de todas las áreas necesitadas de una intervención psicopedagógica. Somos responsables de despojarlos de sus miedos y frustraciones transformando esos sentimientos negativos en esperanza, actitudes positivas, receptividad, comunicación y trabajo cooperativo con la escuela y las estrategias de intervención que se utilizan para estimular el desarrollo potencial de todas las esferas del desarrollo psicológico de los escolares.

Bienvenidos!

Hola !

Decidido a iniciar un viaje repleto de intercambios de conocimientos, reflexiones, debates, vida, sorpresas, aprendizaje y poesía . Feliz de este inicio que añoro sea un infinito camino de crecimiento y superación. Muy agradecido de una amiga que me impulsó a exponer mis experiencias! Soy Amado, simplemente Amado Alvarez. Saludos!

Instagram: amadoalvarez1113