” El amor a nuestr@s hij@s”.

Los hij@s son un maravilloso regalo de la vida, pero también son un gran reto para los padres, la familia, las instituciones educativas y la sociedad en general. La llegada de un hij@ a nuestras vidas genera múltiples transformaciones en nuestros estilos de vida y en nuestro compromiso de responsabilidad para con ell@s y para con la sociedad. Podemos estar muy bien informados para iniciar la crianza y educación de nuestr@s hij@s siguiendo los consejos de nuestros familiares mayores obtenidos a través de sus experiencias, aplicando todas las recomendaciones estudiadas y analizadas a partir de la revisión de materiales didácticos con enfoque médico, psicológico y/o pedagógico, etc. Aún así el enfrentarnos a la responsabilidad de alimentar, cuidar, interpretar las necesidades del bebé, activar sus potencialidades y talentos, pautar guías para un desarrollo saludable y exitoso son grandes retos que los padres deben lograr. Para toda nuestra vida haremos grandes sacrificios por nuestr@s hij@s, sacrificios de todo tipo, como son de: tiempo, económico, social, de toma de decisiones, libertades personales, estilos de vida y de alimentación, selección de lugares a visitar en nuestro tiempo libre, hobbies, horarios, etc. Ell@s pasan a ser nuestras prioridades y el amor debe ser la base de todas estas conecciones afectivas para el establecimiento de lazos positivos, simpáticos/empáticos y asertivos. Un amor objetivo, en pro del desarrollo evolutivo del niñ@ que será un hombre o mujer en el futuro. Debemos dar un amor sólido, sobre la base de la estimulación de todas las habilidades en cada período crítico del desarrollo físico y/o psicológico, aportando a la evolución de ell@s, respetando sus individualidades, con expectativas acorde a sus reales potencialidades e intereses, permitiéndoles crecer según vayan creciendo, apoyándolos en sus errores y ayudándoles a levantarse, exigiéndoles ser responsables de sus acciones y de su cooperación con la familia y la sociedad. En cada momento debe y es importante que esté presente nuestro amor, pero siempre objetivo y en aras de formar hombres y mujeres responsables con ansias de contribuir y aportar lo mejor de ell@s a la comunidad. Si velamos por proveer un amor sano y educativo, de seguro todos nuestros sacrificios no fueron en vano.

“Alertas de los trastornos de conducta”.

Una preocupación latente en el medio familiar y escolar es cómo lidiar con algunos comportamientos inapropiados de nuestr@s hij@s y/o estudiantes. La aparición e identificación de síntomas es muy importante para intervenir lo más rápido posible y así evitar la estructuración de conductas negativas y desajustadas. A continuación les detallo algunas señales a tener en cuenta por todos los adultos que están en contacto con el niñ@ para asumir una posición pro activa de la situación:

– Aislamiento y ruptura de la comunicación.

– Negación a seguir reglas y rutinas familiares y/o escolares.

– Contacto visual nulo y/o intermitente.

– Lenguaje corporal rudo, contraído, tenso.

– Rechazo escolar.

– Actitud desafiante y/o oposicional ante personas que representan figuras de autoridad.

– Descenso de las calificaciones escolares.

– Negación ante actividades de grupo donde se deben seguir reglas y esperar el turno de participación.

– Apatía.

– Molestar a otros compañer@s del salón de clase para lograr una posición social dentro del grupo.

– Negación a completar las tareas escolares.

– Ausentismo escolar.

– Cambios bruscos de estados de ánimo durante el día.

– No dar importancia a las consecuencias de su mal comportamiento.

– No establecer conexiones entre su conducta inapropiada y las consecuencias educativas.

– Estado de somnolencia y agotamiento durante el día escolar.

– Pérdida del apetito y el sueño.

– Conducta caprichosa, terca, inflexible, ruda, etc.

– Uso inapropiado de la tecnología y las redes sociales.

– Poco desarrollo de habilidades comunicativas para solucionar conflictos.

-Tendencia a la agresividad física y/o verbal.

– Extrema tímidez, rechazo a la comunicación.

Estas son algunas señales que debemos tener en cuenta para intervenir rápidamente y buscar soluciones correctas evitando la aparición de trastornos estables en el comportamiento. En caso de detectar signos como estos se debe buscar ayuda profesional ,donde a través de varios especialistas se harán las evaluaciones necesarias para implementar estrategias de intervención. Observar e interactuar activamente con nuestros hij@s y estudiantes es la mejor manera de contribuir a un desarrollo físico y mental saludable.

“Desafiante o malcriado?”

Durante los primeros años de vida de nuestr@s hij@s podemos observar signos y señales del procesamiento y/o apropiación que ell@s hacen de la educación recibida a través de sus actitudes, estilos de comunicación verbal y/o gestual, y comportamientos. La familia es la primera y más directa influencia educativa que activa y estimula todo el desarrollo psicológico de los niñ@s. Sabemos que la herencia genética es sumamente importante en el desarrollo infantil, así como la evolución del embarazo, las características del parto y el estatus de salud post parto del bebé durante todo el primer año de vida y más. Es de todos conocidas frases como: ” Tiene el carácter fuerte como su papá…”, ” Cuando se molesta no cree en nadie como su primo…”, etc., y de esa manera se justifican muchos comportamientos inaceptables culpando absolutamente a la genética. Es cierto que el temperamento se hereda, pero sobre la base de las influencias educativas es que se forma el carácter y las actitudes positivas, comunicativas, sociales y respetuosas que harán del niñ@ un ser social alegre, creativo, ajustado a las normas sociales e integrado en los colectivos a los cuales pertenecerá durante su vida. Hay una línea muy fina entre los desórdenes de la conducta de naturaleza órganica y/o funcional, post traumática etc., y la inapropiada influencia educativa recibida por parte de la familia durante los primeros períodos del desarrollo infantil. La sobreprotección, la justificación de conductas desafiantes o negativas, la poca o nula comunicación ,no poner estructura de disciplina y horarios para realizar las actividades del día a día, no involucrarse en las actividades de juego, no enseñar a comprender y respetar palabras inhibitorias como: “no”, “espera”, ” hoy no vamos a comprar”, ” no te estás comportando apropiadamente”, etc., son aspectos de mucha importancia a tener en cuenta por todas las personas que se relacionan con el niñ@ para contribuir a una base sólida del comportamiento. Si durante los primeros años de vida todos los integrantes de la familia no actúan conjuntamente, siguiendo las mismas direcciones educativas, el resultado será un comportamiento infantil desajustado en relación a los retos y exigencias del medio social. Como adultos responsables debemos proveer a nuestr@s hij@s una educación desde las edades tempranas en favor de su integración activa, positiva y saludable en la comunidad.

Instagram amadoalvarez1113

Facebook Amado Alvarez

Educar, tarea de amor!

La vocación profesional es muy importante para elegir y desarrollar nuestro trabajo futuro. Nuestro desempeño laboral abarca muchos años de nuestras vidas y nos permite perfeccionar nuestras habilidades laborales a través de la contínua superación y la acumulación de experiencias. Una de las profesiones que exige un 100% de vocación es la de educar y/o enseñar a niñ@s. El carácter puramente humanista de la pedagogía reta a los educadores a desarrollar cualidades y habilidades que abarcan diferentes esferas como son : la comunicación, investigación, superación contínua, observación, creatividad, empatía, maestría pedagógica, actuación, consejería, espontaneidad, jovialidad, positivismo, etc. El educador debe ser un agente activo durante todo el tiempo que interactúa con sus estudiantes, colegas y familias. En muchas ocasiones resalta más el buen resultado del trabajo educativo las características postivas y empáticas del maestro , más que el conocimiento que tenga en determinada área de la enseñanza. Los alumn@s aprenden en ambientes escolares positivos e interactivos, siguiendo las direcciones de educadores empáticos que ilustran las lecciones con sus cambios de tono de voz, sus gestos, su desenvolvimiento dentro del salón de clases y su tacto pedagógico para que cada uno de sus alumn@s brille en algún momento de la clase teniendo en cuenta sus características individuales y diferenciales. El sabor a éxito que debe disfrutar cada estudiante después de la lección depende exclusivamente de la manera en que el maestr@ halla conducido su clase. Hablamos mucho de vocación, pero cuando se trata de pedagogía y educación debemos hacer una observación cuidadosa, pues tenemos bajo nuestra responsabilidad contribuir positivamente al desarrollo de personalidades que amarán el trabajo y la superación profesional a partir de nuestra tarea y nuestros ejemplos. Muestra a tus estudiantes lo mejor de tí, tu alegría por la vida, tu paz para transmitir serenidad, tu capacidad de estimular pequeños logros y resaltar todo lo positivo que hay en cada uno de nosotr@s. Un buen maestr@ nunca será olvidado.

No dejémos de jugar!

El juego constituye una de las actividades fundamentales en la vida y sano desarrollo de los niños/as. El juego tiene diferentes características y cumple variadas funciones durante las etapas del desarrollo infantil. Mediante el juego los niños/as desarrollan muchas habilidades decisivas para el exitoso progreso prescolar y escolar, tales como : observación, imitación, comprensión, comunicación, vocabulario, paciencia, cooperación, flexibilidad de pensamiento, clasificación, creatividad, solidaridad, sociabilización, etc. La actividad de juego enriquece a los niños/as de innumerables experiencias prácticas que activarán todos los procesos psicológicos contribuyendo así a la sólida formación de un sistema de conocimientos, hábitos y habilidades premisa indispensable para un aprendizaje positivo y exitoso. Los estilos de juegos cambian según las edades y las necesidades psicológicas básicas a satisfacer y/o estimular en esos períodos del desarrollo infantil. Es común entre 1 y 3 años ver cómo los chicos/as desarman los juguetes satisfaciendo sus necesidades de manipulación, curiosidad y exploración. Es aquí cuando comienzan a establecer las relaciones objeto-función y a llamar cada cosa por su nombre , ampliando su vocabulario y lenguaje pasivo y expresivo. Ya entre los 3 y 5 años los niños/as disfrutan de imitar, representar, caracterizar y dramatizar roles sociales de los adultos que les rodean, además se activan y desarrollan aún más las necesidades de comunicación verbal y extraverbal, así como la iniciación y desarrollo de relaciones sociales interpersonales, aprenden a compartir y a esperar su turno durante la dinámica de juego. Al comenzar la etapa escolar se amplían las áreas del conocimiento, las responsabilidades, los deberes, las relaciones sociales, los roles dentro del grupo y todavía el juego sigue siendo una vía importantísima para el desarrollo del proceso de aprendizaje y de la personalidad de los chicos/as. Es necesario que la familia, los educadores, la comunidad en general estimule y practique los juegos tradicionales, los juegos interactivos, fuera de espacios cerrados, donde los niños/as den rienda suelta a su imaginación, su creatividad y su alegría. El juego tiene una función cognitiva, pero primariamente tiene una función lúdica, de goze, de disfrute infantil, donde se hagan amigos y se establezcan positivas relaciones humanas. No permitamos que nuestros niños/as se priven de reir, sudar, correr, aprender, mientras disfrutan de todo lo que realmente es apropiado a la infancia!

Instagram amadoalvarez1113

Facebook Amado Alvarez

Orientación familiar.

El rol del maestro como agente directo y positivo en el trabajo con las familias de sus estudiantes y del colectivo escolar en general, ha sido siempre de gran importancia a lo largo de la historia. En los últimos tiempos se ha entorpecido la comunicación empática entre familias y educadores. El reconocimiento y respeto social al trabajo de los maestros ha decaído en comparación a anteriores períodos de las ciencias pedagógicas. Muchas familias se cuestionan y dudan de las orientaciones, recomendaciones y alertas que el maestro les ofrece a partir del diario trabajo instructivo educativo con sus hijos. La negación de los padres ante la realidad escolar de sus hijos dificulta extremadamente la correcta y objetiva interpretación de los comentarios del o los maestros encargados de enseñar y educar a sus hijos. La búsqueda de excusas para justificar comportamientos inapropiados ( en ocasiones irrespetuosos), falta de esfuerzo, interés y motivación por la actividad de estudio, el poco control y supervisión sobre las horas que sus hijos pasan frente a equipos tecnológicos, el desconocimiento de las conecciones que sus hijos tienen online y el poco control de los horarios de sueño y descanso nocturno de sus hijos, convierten la labor del maestro en un reto muy alto para lograr éxitos en su trabajo con los estudiantes y sus familias. Cada día es más necesaria la toma de conciencia por parte de la familia de sus responsabilidades como padres y su saludable comunicación con el equipo educativo ,que tiene entre tantas tareas la obligación de orientar a las familias para favorcer el desarrollo de los estudiantes trabajando todos en la misma dirección.

“-Ya no sé qué más hacer…”

Me sorprende cada día más escuchar esta frase en boca de padres/madres, cuando es necesario reunirse con ellos para dejárles saber que el comportamiento y/o esfuerzo y motivación escolar de sus hijos no van de la mano de un progreso académico positivo. Los maestros y personal administrativo de nuestro centro escolar planifica, organiza y aplica diferentes métodos educativos con el propósito de brindar a los estudiantes diferentes vías para superar sus dificultades académicas, comunicativas, sociales y/o de comportamiento. Ante la aparición de señales negativas relacionadas a la evolución de los estudiantes como: pérdida de la motivación e interés por las actividades escolares, la disminución de los grados académicos, la muestra de conductas desafiantes e irrespetuosas, etc., el colectivo escolar decide dar conocimiento a la familia de la situación desfavorable del alumno ante todas las estrategias implementadas. Muchas familias ven como solución ante este conflicto el retirar a sus hijos/as todos los equipos tecnológicos que poseen( celular, tablet, computadoras, iPad, iPhone, Xbox, PlayStation, etc.). En su opinión el no tener acceso a estos equipos contribuirá a la redirección educativa de sus hijos, a profundizar en la investigación de las causas que generan estos conflictos, a replantearse nuevos objetivos de progreso escolar a corto y a largo plazo, a darse la posibilidad de conocer mejor a sus hijos. Pues lamentablemente el mayor porciento de las posturas familiares es el ” castigo a través de la privación tecnológica”, actuando bajo el concepto de : Todo te lo dí, todo te lo quito. La escuela como institución educativa aconseja a la familias a utilizar otras alternativas como : pasar más tiempo junto a sus hijos, comunicarse más y mejor, compartir actividades en común , explorar el área emocional de sus hijos, apoyarlos con tutorías o algún servicio de consejería o terapia si fuera necesario, etc. Aún así cuando los problemas persiten en el estudiante y tenemos que reunirnos nuevamente con sus familiares para evaluar y monitorear las estrategias propuestas, lamentablemente escuchamos esa frase:-“Ya no sé que más hacer…. ya le quité todos los equipos y sigue igual”….

Para este momento los profesionales de la educación sabemos que no sólo el alumno necesita ayuda, sino que en casa todos están necesitando apoyo profesional por igual. Educar no es sólo tarea de la escuela, es un propósito de todos.

“Raíces y alas…”

La infancia es uno de los más importantes períodos del desarrollo humano. Durante este tiempo se crean las bases para estimular y activar todas las áreas psicológicas que intervienen en la formación de una personalidad auténtica, segura, estable, inteligente, asertiva, flexible, comunicativa, integral y multifacética. Todas las influencias educativas en las que se desenvuelven los niños/as son elementos decisivos para el hombre o la mujer que serán en el futuro. La estimulación para activar el desarrollo de necesidades, motivos e intereses de carácter cognitivo, el establecimiento de estables y saludables lazos afectivos entre todas las personas que conforman el medio micro y macrosocial de los niños, la estimulación del desarrollo del lenguaje y las habilidades sociales y comunicativas, además de favorecer el desarrollo de sentimientos superiores como: responsabilidad, cooperación, sacrificio, esfuerzo, respeto, superación, amor cívico y filial, entre otros , serán recursos educativos de gran valía para el momento en que los jóvenes deban comenzar a tomar sus propias decisiones, delimitar sus áreas de orientación vocacional, escoger sus amistades y parejas, definir de forma general el sentido de sus vidas, como capitán de barco guiándo su propia embarcación. Cuando llegue ese momento del vuelo podremos evaluar y valorar cómo fue nuestro trabajo de padres, familiares, comunidad y maestros. Debemos prepararlos lo mejor posible ,con sólidos valores humanos, lo más importante siempre será cuán sanas y fuertes sean sus raíces, no donde las plante o con quién las compartan, sino cuán alto y provechoso será su vuelo, dejándonos muy en claro la esencia de sus raíces y sus alas.

Hablemos de Inclusión!

El término inclusión es muy utilizado en nuestros días aplicado a diferentes temas de la educación, la familia y la sociedad. En muchas ocasiones muy conectado a otro concepto : diversidad. Hay muchísimos espacios donde se manejan ambos conceptos con la intención de brindar a la comunidad información en aras de la comprensión y sensibilidad con el tema. En palabras, teoría, debate, videos, etc., es muy alentador apreciar cómo el mayor número de la comunidad está a favor de incluir y convivir positivamente con la diversidad en todas sus manifestaciones. La realidad es otra….. cuando la inclusión de escolares con necesidades educativas especiales aparece en la vida de familias que defienden y usan el término ” normal” para con sus hijos/as, excluyendo a todos aquellos que no cumplan con sus indicadores de ” normalidad” comienzan los conflictos, los rumores negativos, las opiniones segregativas, las comparaciones dañinas, el cuestionamiento sin base de conocimiento a profesionales de la Educación que son los encargados de asumir responsablemente la guía y puesta en práctica del proceso docente educativo, los caprichos personales sin importar a quién o quiénes puedan herir con sus actitudes y comentarios. Ante estas situaciones ( más frecuentes de lo que pensamos), es cuando debemos reforzar el trabajo educativo de lograr la inclusión en defensa de los derechos de la diversidad. La falsa moral y la hipocrecia social todavía son males que sufrimos en tiempos donde la mayoría nos consideramos personas de mente abierta y defensores de la igualdad humana. La inclusión comienza en la mente y pensamiento de cada uno de nosotros. La convivencia positiva y productiva con la diversidad comienza cuando revisemos cuán ” normales” somos, siguiendo las exigencias de un mundo contemporáneo que cada día pide a gritos UNIÓN y AMOR!

Estimulación temprana para el desarrollo del lenguaje!

El lenguaje es un proceso psicológico superior que cumple diferentes e importantes funciones durante toda la vida del ser humano. La capacidad de comunicarnos mediante la palabra, los gestos, la escritura, etc. , nos ha posibilitado establecer relaciones sociales que han evolucionado desde los tiempos de la comunidad primitiva a nuestros días, haciendo de los humanos una unidad bio-psico-social. Es de gran importancia contribuir al desarrollo del lenguaje receptivo y expresivo de nuestros hijos desde las edades más tempranas. A continuación les recomiendo una serie de actividades y ejercicios que activarán todos los procesos neuropsicológicos para estimular el desarrollo del habla y el lenguaje:

1- Estimula auditivamente a tu bebé utilizando variados recursos : voz, objetos sonoros del medio, juguetes, etc. Realiza la estimulación auditiva desde diferentes posiciones con relación a la ubicación física del niño.

2- Llama a tu hijo/a por su nombre utilizando diferentes tonos y matices de voz. Siempre debes hacer una pequeña pausa entre cada vez que lo nombres.

3- Estimula algunas áreas de su cara utilizando tus dedos a través de masajes faciales realizados en cortos períodos de tiempo ( 15 segundos) y en intentos de tres a cinco repeticiones. Ejercicios como: suaves pellizquitos en sus cachetes, estimulación de la barbilla de abajo hacia arriba utilizando tu dedo pulgar, palpa suavemente sus mejillas en forma circular , presiona suave pero firmemente sus labios superiores ( de arriba hacia abajo) e inferiores ( de abajo hacia arriba), toca y pellizca suavemente la punta de su lengua, ubica tus manos a ambos lados de su boca y estira sus labios simulando en su cara una sonrisa, etc.

4- Introduce los alimentos a tu hijo/a en las etapas recomendadas por el doctor para estimular el desarrollo de los músculos bucales que intervienen en el proceso de masticación.

5- Estimula al bebé después de cumplir un mes o más de nacido a imitar posiciones labiales, sonidos vocálicos abiertos, reproducir trompetillas, reproducir sonidos y/o sílabas bilabiales tales como: /m/, /p/, /b/, /ma/, /pa/, /ba/, etc.

6- Señala y nombra los objetos y personas a su alrededor en el día a día. Utiliza los nombres de forma correcta, pues la deformación fonética de sonidos o partes de la palabra pueden instaurarse de manera incorrecta en el lenguaje en formación.

Estas son sólo algunos consejos generales que contribuirán al desarrollo del lenguaje en tu hijo/a durante las edades tempranas de la vida. La práctica diaria de ellos será la base del desarrollo de un lenguaje receptivo/expresivo efectivo y de un aprendizaje exitoso en el futuro!!!